Descalza


Deambulo en mi habitación como una loca.
Veo a mi triste sombra seguir inútilmente mis pasos.
La sorprendo besándome el tobillo.
Y por un momento, me río de mí misma
mientras continúo mis pasos sin sentido.

miércoles, noviembre 12, 2014

____me gusta cuando los besos se vuelven lentos y te sacan a bailar___



martes, noviembre 11, 2014





Llegas tarde tú
(y tú también)

a mi hora de descuentos.


Y me dejas otra noche sin vender
mis palabras nuevas
mi ropa vieja
y mis ganas de quererte a precio de saldo







_Burma _ Noviembre 2014


























jueves, octubre 02, 2014

Te recuerdo




Te recuerdo 
como eras en el último otoño.

Eras la palabra gris, 
la gorra calada, 
el hombre sin sed 
y el corazón en jaula.


Dónde están los besos.




miércoles, mayo 21, 2014




Como un arañazo 
del que sólo recuerdas la caricia




                    *llueve grafito acuarelable

martes, mayo 20, 2014



Yo te muerdo la espalda con mis ganas 
si tú me dejas 


el lado frío de la almohada.




                        *Llueve la acuarela



jueves, mayo 08, 2014



Te peinas la tristeza en dos coletas,
cada vez que te desenredo el pelo de recuerdos.


sábado, abril 12, 2014





Eres un dolor reducido a fuego lento.





lunes, abril 07, 2014

Ábreme





Llego envuelta en papel de estrías

Con celo en la boca

Y agujetas dormidas en el paladar



Llego envuelta en papel de miedos

Con vicio en la boca

Y risas escondidas en el paladar



Llego envuelta en papel de arrugas

Con pasado en la boca

Y estaciones ganadas en el paladar

Llego con ganas
Llego frustrada
Llego valiente
Llego dolida
Llego entera
Llego más fuerte
Llego más vieja
Llego más tierna
Llego más zorra
Llego más lista
Llego más torpe
Llego
y al llegar, tú tendrás suerte


miércoles, abril 02, 2014





Da igual cuántos hombres conquisten mi cama.
Da igual si alguno me acaricia -además de la piel-
la sonrisa,
las ganas
y la ilusión de olvidarte.


Si por la noche una pesadilla me despierta, 
es tu nombre  
el que grito para que venga a abrazarme



martes, abril 01, 2014





(Tengo el recuerdo de tu sexo atravesado en mi garganta)




miércoles, marzo 26, 2014




Que te quedes a desayunar.
Que te quedes a desayunar.
Que te quedes a desayunar.
Que te quedes a desayunar.
Que te quedes a desayunar


lunes, marzo 24, 2014


Amargo,
como un boli sin tinta  la noche que quieres
susurrarme el número
en el que responde tu aliento.

Amargo,
como una boca sin dientes la noche que quieres
besarme  el tobillo
con prisa y espinas.

Amargo,
como un vientre
que no conoce latido
la noche que quieres oir como llora un niño.

Amargo,
como un billete
que no conoce destino
la noche que quieres denunciar al paraíso.

Amargo como la abuela sin nietos.
Amargo como el amante sin sexo.
Amargo como la bandida sin retos.
Amargo como el amor sin ti.

viernes, marzo 21, 2014



me regalas  tus dedos


(y yo unos labios cansados con los que jugar).




Tú me regalas ojeras,
sandalias con tacones en invierno
y un colchón


que no se puede estrenar.


(octubre 2013)

sábado, mayo 15, 2010

Flavia Candado


"Y entonces decidió perder la llave de su corazón y dejar iluminado el camino con la ilusión de que un explorador intrépido arriesgara el suyo, y fuera a buscarla. Cerró los ojos y soñó como sería el encuentro, y sintió miedo. Nunca más los abrió"

Etiquetas: , ,

lunes, abril 05, 2010

Fiona Lee

F




"Érase una vez una página en blanco que se enamoró de un cuento y decidió huir del libro en el que se sentía prisionera. Asi que pellizco a pellizco abrió una ventana por la que escapar. Y con los trozos de papel modeló cometas de corazones con las que gritar que estaba......"


Etiquetas: , ,

miércoles, julio 18, 2007

.

Anoche Te Soñé:



-Tengo que aprender a pintarte las uñas de los pies

- ¿Y eso?

-Para cuando seas viejita y no llegues

...

martes, junio 26, 2007



Las doce me encontrarán perfilando de rojo mi boca,
a cinceladas,

(las huellas de pintalabios acaban desapareciendo),




y yo quiero tatuar los momentos impares que están por llegar
a mordiscos
amordiscos
a mordiscos,


para que no se borre

ni el sabor de mi firma,
ni la curva de mi aliento,
ni el tacto de mi sonrisa,

en ellos.

miércoles, junio 13, 2007

.


Una (una) p-a-l-a-b-r-a
p-a-l-a-b-r-a
p-a-l-a-b-r-a
p-a-l-a-b-r-a
p-a-l-a-b-r-a
p-a-l-a-b-r-a
p-a-l-a-b-r-a

una sola palabra es suficiente para que fustigues mi sexo
y empiece a latir



y no hablo de un latigazo de deseo...



viernes, junio 01, 2007

.


Me di cuenta de golpe,

cuando tu sombra dormida en mi almohada

se deslizó en el coño de un poema.

(tengo un cuaderno de rayas entre las piernas,

que te espera)

Y si te digo que lo siento

miento.

Me duelen las muelas, la sed y las ganas

cicatrizan mal las palabras en mi lengua.

Y debajo de mi cama: polvo y zapatos usados

que ya no taconean.



lunes, mayo 07, 2007

Disparo V

.
Despertó con la garganta seca, abandonó el refugio de las sábanas y desnudó el eco de sus pasos hasta el lavabo de aquel hostal de tercera. Absorta frente al regalo de su piel saciada olvidó su sed y se dejó asustar por la sombra que bostezaba en su espalda.

(...)

Karla se inclinó hacia delante y se acercó al espejo poco a poco buscando el cuento que él susurraba en su oído, hasta chocar contra el cristal, hasta apretar sus labios contra su propia imagen. Estaba frío. Una gota resbaló por su mejilla izquierda y se perdió en el cuello. Y fue entonces con el silencio de sus respiraciones sonriéndole al reflejo cuando ella la sintió, sintió como le inundaba la magia de su propio cuerpo.

Su sexo desperezándose travieso comenzó a despedir un vaho tibio y animal. Él olfateó la trampa del deseo. Ella inmóvil. Él inquieto. Ella cerró los ojos y dedicó todos sus sentidos a esa lengua, que paseaba glotona una y otra vez, por el camino de ida y vuelta desde su hombro hasta el recodo de su pelo. Él dibujó su nuca a besos. Ella arqueó su espalda. Él lamió y lamió, durante minutos como horas cada pespunte de su columna. Ella le ofreció una cintura en la que cabalgar. Él le abrió las nalgas y las marcó con sus dedos. Ella separó dócil sus rodillas, delineando con su coxis y talones un triángulo perfecto. Él descendió. Ella ronroneó. Él hundió su boca en el calor del infierno. Ella gritó. Él bebió. Y ella, ella abrió los ojos para ver cómo las pupilas que creían en él, se corrían.

(…)

A principios del verano del 94,

Karla todavía creía en brujas, príncipes y nubes de algodón.


Leer Otros Disparos

Etiquetas: