Descalza


Deambulo en mi habitación como una loca.
Veo a mi triste sombra seguir inútilmente mis pasos.
La sorprendo besándome el tobillo.
Y por un momento, me río de mí misma
mientras continúo mis pasos sin sentido.

sábado, diciembre 13, 2014





Ella es la señora que lleva el corazón guardado en el bolso. Ella es la que te hace trampas mientras pasea la espera atada a su correa. Calle arriba, calle abajo, acaba siempre en el parque de sombras de la esquina. De la esquina a tu cocina. Un café. De tu cocina a tu boca. Abre la boca y susúrrale un beso. Obedeces justo cuando el despertador la desvela. Y entonces se levanta, se ducha de ti, se viste de mentiras, se peina la tristeza y sale a alquilar, para llegar a fin de mes, otro corazón roto. Que nunca es el tuyo, ni el suyo.





Foto Marta C Dehesa
 



2 Pies:
  • a las 10:14 p. m., Anonymous Javier Katerhahn said…

    Mis pies caminan todavía por nuestros barrios blogs, de vez en cuando, como buceando en un lago anegado por el gran pantano del SEO...
    Soy tu golfo, aquel golfo... o quizá menos, ahora parece que soy más Javier Katerhahn. No sé si te lo había dicho.
    Presioso post. Me ha removido recuerdos de tu escritura.
    Un beso enorme.

     
  • a las 5:33 p. m., Blogger Burma said…

    Poco a poco Golfo, poco a poco seguro que vuelvo.

     

Publicar un comentario

<< Descalza